Se confirma una de las hipótesis de Darwin

Image Hace 150 años, Darwin propuso la hipótesis de que algunas especies de plantas con dos formas distintas de flor, donde los órganos masculinos y femeninos eran de longitudes diferentes, habían evolucionado de esa manera para promover el cruce en la polinización por insectos. Pues biólogos de la Universidad de East Anglia acaban de descubrir el secreto de esta diferenciación morfológica. Se trata de un supergen que determina el hecho de que aparezca una forma de flor u otra. Además, también han podido datar el momento en el que dicho supergen mutó y se insertó dentro del genoma de las plantas. Este hecho ocurrió hace 51,7 millones de años. En ese momento algó ocurrió en el ambiente de manera que duplicó el gen, se insertó en una zona del genoma llamada Locus S, y mutó para controlar la posición de la antera en la flor. Este descubrimiento es un gran avance para conocer mejor el funcionamiento de las plantas con flor.

Hay que tomarse en serio la pérdida de biodiversidad

Image Durante estos días se está celebrando en Cancún la reunión del Convenio sobre la Diversidad Biológica. En esta reunión, WWF va a exigir que se cumplan los objetivos de reducción de la pérdida de biodiversidad propuestos para el 2020. En los últimos años, la naturaleza se ha seguido degradando y se han seguido explotando de manera inadecuada los recursos naturales, y todo ésto después de que en el año 2010, 196 países acordaron aunar esfuerzos para mejorar el estado de los sistemas naturales. Pues a dia de hoy, solo el 5% de los paises lleva un buen camino para el cumplimiento de estos objetivos. La verdad es que estos datos muestran el poco interés que hay por parte de los dirigentes mundiales por la conservación de la biodiversidad, primando siempre otros intereses antes. Nos espera un futuro bastante desolador como no cambiemos las tendencias desde ya mismo.

Un bosque dentro de una ciudad

Image Se ha proyectado la creación de un bosque dentro de la ciudad de San Pedro en Costa Rica. Tal idea se forjó por la necesidad de crear espacios verdes que actuaran como corredores ecológicos para el paso de la fauna a través de la ciudad. En concreto este espacio unirá la Reserva Ecológica Leonelo Oviedo de la Escuela de Biología y el Jardín Botánico Jose María Orozco de la Universidad de Costa Rica. El proyecto consistirá en plantar una importante cantidad de árboles de manera que se aumente la diversidad en la zona y que una estos parches forestales que tan positivos son para las aves y la fauna. En el caso de España, la idea de corredor ecológico no se encuentra tan desarrollada, y en muchos casos es una buena manera de disminuir e incluso mitigar los impactos que el ser humano crea con las grandes ciudades sobre la fauna silvestre.